Blog Friendly Rentals

Gondolas en Venecia: cosas que no sabías

Gondolas en Venecia: algunas cosas que no sabías


Como ciudad, Venecia ha tenido algunos momentos escandalosos. Y no sería poco razonable sugerir que, una gran parte de ellos, se han podido observar desde la parte de atrás de la forma de transporte más simbólica de la ciudad: la góndola.

Además de estar al corriente de todos los cotilleos y rumores de la ciudad, con el paso del tiempo, las góndolas han sido testigos de varios cambios. En el pasado las góndolas no eran abiertas como lo son hoy en día: hasta el s.XX, solían tener un “felze” (una pequeña cabina) en la cubierta. Podemos aventurar que el felze era perfecto para dos cosas: resguardarse de la lluvia y espiar a los enmascarados que asistían al famoso Carnaval de Venecia. Los felzes estaban equipados con persianas – dicho sea de paso, de aquí es de donde proviene el término “persiana veneciana”- para esconderse de miradas indiscretas, convirtiéndose en un lugar ideal para idas y venidas ilícitas. ¿Qué mejor lugar para declarar amor eterno o apuñalar a un enemigo por la espalda que oculto en los canales de Venecia a la luz de la luna?

En la época de Casanova, las góndolas no eran una atracción turística, sino un práctico medio de transporte. La flota de góndolas venecianas durante los s. XVII-XVIII contaba con unas 8.000 ó 10.000 embarcaciones. Hoy en día, sin embargo, quedan navegando poco más de 400 y los felzes se han eliminado para permitir mejores vistas de Venecia. En un esfuerzo por controlar la decadencia majestuosa de la ciudad, las góndolas estaban pintadas de un negro austero y así siguen hasta la fecha.

Una diferencia radical es que ahora puedes ser conducido por una “gondoliera” en lugar de un gondolero, ya que hace tan sólo dos años atrás, en 2010, Georgia Boscolo se convirtió en la primera mujer gondolera.

Otras cosas, sin embargo, no cambian. El trabajo como gondolero está estrechamente controlado por los miembros del gremio que, según se dice, son estrictos y dados al nepotismo. Los gondoleros proceden a menudo de una larga línea de predecesores, ya que se considera que trae mala suerte no seguir los pasos de la familia.

Las góndolas han conservado su toque misterioso y romántico y siguen siendo una manera excelente de dar una vuelta por la ciudad de los canales mientras se evita el caos de las aceras.


- Equipo de Marketing

    Añade tus comentarios:

    Anti-Spam code (You have to setup browser to accept cookies)

    Las cajas marcadas con * deben ser rellenadas

    Newsletter - Suscríbete a nuestras ofertas