No se trata de casarte al estilo de Las Vegas, donde la gente se casa como churros, se trata de casarse en Nueva York, la ciudad más famosa, cosmopolita y excitante de los Estados Unidos, el día de San Valentín. Y es que no hay nada mejor que casarte con estilo en la ciudad que nunca duerme y además de una forma a lo grande, mejor y más barata…