Salamanca es una ciudad en la que el arte se manifiesta de formas muy diversas, desde las esculturas talladas en las viejas piedras de sus edificios, hasta el vino y jamón ibérico que sirven en sus bares. Pero en esta ciudad llena de historia y de estudiantes también hay lugar para el arte moderno.